CLIENTE DE MAYOR EDAD DESTRUIDO

Por deuda de tarjeta de crédito

“Donna”, una mujer de noventa años, aplico por teléfono para recibir ayuda con su bancarrota. Ella solamente trabajaba tiempo medio después de setenta años como peluquera, pero sus ingresos mensuales de 1,200 dólares apenas pagaban sus facturas. Para poder mantenerse uso ahorros gradualmente y uso la herencia que le quedaba de su cónyuge. Para cubrir sus gastos diarios y comprar un pequeño regalo ocasional para un nieto, saco tarjetas de crédito y pronto se encontró con 37.000 dólares de deuda. Ella ya no podía pagar la deuda acumulada y por lo tanto, acudió al Programa de Abogados Voluntarios de Dallas para obtener ayuda. El abogado voluntario, Paul Vigushin, estaba especialmente impresionado porque su cliente todavía trabajaba durante tantos años más allá de la edad normal de jubilación. Inmediatamente el metió la bancarrota, Capítulo 7. Seis meses después de su solicitud inicial, las deudas de Donna fueron descargadas y las llamadas telefónicas de acoso finalmente pararon.

COPYRIGHT 2019. DVAP | Sitemap | Site by: Glint Advertising